lunes, 31 de octubre de 2011

Reflexiones



Hoy lunes de puente, la verdad es que pinta tranquilito muchas están de puente...
Invita a la reflexión, especialmente después de leer un cuento que me enviaron:



Este cuentecillo es muy bueno para entender lo que nos está pasando....


Un hombre de negocios norteamericano estaba en el embarcadero de un pueblecito costero de México cuando llegó una barca con un solo tripulante y varios ATUNES muy grandes.

El norteamericano felicitó al mexicano por la calidad del pescado y le preguntó cuánto tiempo había tardado en pescarlo.

El mexicano replicó:

- Oh! Sólo un ratito.

Entonces el norteamericano le preguntó por qué no se había quedado más tiempo para coger más peces. El mexicano dijo que ya tenía suficiente para las necesidades de su familia.

El norteamericano volvió a preguntar:

- ¿Y qué hace usted entonces con el resto de su tiempo?

El mexicano contestó:

- Duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, duermo la siesta con mi mujer, voy cada tarde al pueblo a tomar unas copas y a tocar la guitarra con los amigos. Tengo una vida plena y ocupada, señor.

El norteamericano dijo con tono burlón:

- Soy un graduado de Harvard y le podría echar una mano. Debería dedicar más tiempo a la pesca y con las ganancias comprarse una barca más grande. Con los beneficios que le reportaría, podría comprar varias barcas. Con el tiempo, podría hacerse con una flotilla de barcas de pesca. En vez de vender su captura a un intermediado, se la podría vender al mayorista; incluso podría llegar a tener su propia fábrica de conservas. Controlaría el producto, el proceso industrial y la comercialización. Tendría que irse de esta aldea y mudarse a Ciudad de México, luego a Los Ángeles y finalmente a Nueva York, donde dirigiría su propia empresa en expansión.

- Pero señor, ¿cuánto tiempo tardaría todo eso?

- De quince a veinte años.

- Y luego ¿qué? - preguntó el mexicano

El norteamericano soltó una carcajada y dijo que eso era la mejor parte:

- Cuando llegue el momento oportuno, puede vender la empresa en bolsa y hacerse muy rico. Ganaría millones.

- ¿Millones, señor? Y luego ¿que?

- Luego se podría retirar. Irse a un pequeño pueblo costero donde podría dormir hasta tarde, pescar un poco, jugar con sus nietos, hacer la siesta con su mujer e irse de paseo al pueblo por las tardes a tomar unas copas y tocar la guitarra con sus amigos.

- Bueno, pero eso es lo que hago ahora señor ¿Por qué tengo que esperar veinte años?


MERECE LA PENA LEERLO CON ATENCIÓN PORQUE ME PARECE QUE HAY ALGO EN LO QUE NOS ESTAMOS EQUIVOCANDO...





Bueno y volviendo a lo nuestro encontré estas fotos de la colcha que le hizo carmen a su nieto Elias...el año pasado aterrizarón las flakys y se hicieron colchas , mochilas, camisetas, la verdad es que son muy bonitas.
Me inventé éste montaje y Carmen como no le dió su toque especial lástima que sólo tengo éstas fotos y no muy buenas...





Bueno y eso es todo por hoy. Aquí me quedo con éstos amiguitos a los que también les gusta el patch.
Besotes mil para todas.


10 comentarios:

  1. Un cuento muy bueno, ideal para reflexionar!!Ojalá todos valoraramos un poco más lo que tenemos!
    Los trabajos, como siempre,maravillosos!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. El cuento es genial. Ya lo conocía y me encanta porque demuestra que la ambición no es la felicidad....Esto lo pude ver en la práctica este verano cuando estuve de vacaciones en el Amazonas, muchas personas que viven alrededor del río son felices con lo que tienen y disfrutan de su tiempo como quieren. Un besote linda

    ResponderEliminar
  3. Tal vwz se nos perdio la percepcin de la sencillea.

    Te dejo deseos de una buenisima semana!!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola, al fin te puedo escribir, pues no me aparecía ni el cursor, las disculpas del caso.

    La reflexión pues sí, muy buena.

    Los trabajos de tus alumnas son tan lindos, que bonito grupo han de tener.

    Un abrazo y feliz semana.

    Ale
    Costa Rica

    ResponderEliminar
  5. Conocía la historia, pero gracias por recordarmela.
    Besos, Mª José (majogonga)

    ResponderEliminar
  6. El cuento, buenísimo. Cuánta razón tiene. Nos dejamos complicar la vida nosotros mismos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Las ovejitas están preciosas y la historia genial!
    Beso

    ResponderEliminar
  8. Holaa!!encantada de conocer tu blog.Una entrada
    muy bonita,me ha gustado el cuento.Mis felicitaciones,por tus trabajos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Termino de conocer tu blog una maravilla de trabajos,impresionaste la colcha,que trabajazo,yo valoro muchisimo esto me parece muy dificil,me ha encantado estar aqui.
    Muy bueno tu cuento,con una moraleja importante.
    Las frases de la derecha muy buenas,me puedo llevar una?los sueños nunca desaparecen,si las personas no los abandonan,me parece genial.
    Repito me encanto encontrarte.Un beso

    ResponderEliminar
  10. Ya vendre ha hacerme seguidora hoy no estan ,ocurre mucho esto ahora.

    ResponderEliminar